Cartas

del  Rector

Bogotá D.C., 16 de diciembre de 2019

Estimada comunidad educativa,

Los saludo afectivamente en este comienzo de la Novena de Navidad 2019. Realmente es una Gracia tener la oportunidad de dirigirme a ustedes desde la Rectoría, y digo que es una Gracia, ya que si no fuera por la Voluntad Divina no hubiéramos terminado el año lectivo, y no estaríamos a punto de culminar el año civil.

 

Con gran sinceridad agradezco a todos los que hicieron parte del Liceo Matovelle durante este tiempo y pido a Dios que les bendiga siempre en sus trabajos, en sus decisiones, en sus profesiones, en medio de su familia y el mundo. Realmente fue grato contar con cada uno de los estudiantes, padres de familia, acudientes, profesores, administrativos y demás personas que día a día permitieron que esta Institución continúe caminando valientemente hacia el futuro.

Este tiempo que tienen de vacaciones, aprovéchenlo al máximo y sobre todo para reflexionar sobre lo vivido durante estos 365 días que ya no volverán. Reserven un buen tiempo para orar y dar gracias a Dios por haberles permitido vivir y experimentar lo bueno y lo malo de la vida. Si van a hacer compras háganlo con tiempo, aunque si todavía no lo han hecho a estas alturas, tal vez ya es demasiado tarde. Perdón, pero les sugiero que no se desesperen por lo que van a comprar o por no tener con qué comprar. Aprovechen el tiempo para charlar, escuchar, abrazar, bezar, perdonar; a veces no se necesitan tantos “regalos” para poder vivir un momento inolvidable.

Estos últimos meses han dado de qué hablar a nivel político, social y económico; por esa razón es necesario que nuestras reflexiones y oraciones giren en torno a las situaciones que nos rodean. Hay que aprovechar estos momentos de familia para disfrutar, pero también para pensar sobre la crisis que nos rodea. No se puede negar que estamos finalizando una época y mientras se reordena el colectivo mundial es importante saber donde se está parado. Dios actúa en la historia humana con personas concretas y puede ser que usted o ustedes estén siendo llamados a comandar los nuevos cambios que se avecinan. Quizá, la tormenta mayor no sea el próximo año, pero hay que estar preparados, pues, la renovación económica – política será una realidad dentro los próximos veinte años.

 

Perdón, por el escrito un tanto dramático, a veces uno se deja llevar por la emoción de los tiempos que se viven. Sin embargo, los animo a no pasar este tiempo de Navidad, de fin y de inicio de año como si no estuviera pasando nada más allá de donde pueden ver nuestros ojos. Los invito a ser protagonistas de su fe y de la responsabilidad que tienen como padres de familia y adultos encargados de las nuevas generaciones. Estoy seguro que la mayoría de ustedes tiene claro su Proyecto de Vida Personal (P.V.P) y por eso sabe lo que significa trabajar por el Bien Común.

 

Les deseo todo lo mejor en estos días de fiesta y que el Señor los bendiga con la Gracia de su Santo Espíritu, para que en el 2020 avancen con pie firme hacia la consecución de su felicidad. Un abrazo fuerte a cada uno de los que conforman la Familia Matovellana, Dios les pague por todo y que les bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Que habite en ustedes el Amor del Sagrado Corazón de Jesús y los cubra con su Manto el Inmaculado Corazón de María hoy y siempre.

 

 

¡Feliz navidad y un grandioso 2020!

15 de Mayo de 2017

02 de junio de 2017