Misioneros Oblatos

Basílica de Quito

Congregación de Misioneros Oblatos

de los Corazones Santísimos

Somos un Instituto religioso clerical que siguiendo el legado del Padre Julio María Matovelle, tenemos como objetivo alcanzar la santidad en el seguimiento de Jesucristo, mediante el humilde servicio, el carácter de víctima y la vida de Hostia y de Inmolación, es decir, el don de sí mismos, que nos lleva a abrazar el sacrificio por amor hasta entregar incluso nuestra vida por los demás. (Cf.Const 94. Art. 1)

Inspirados en el espíritu de las Bienaventuranzas, en el seno de la Iglesia, los oblatos desarrollamos una actitud de permanente disponibilidad interior y exterior,manifestada en la capacidad de amar, de absoluta confianza y trato filial con Dios en el misterio del Corazón Eucarístico de Jesús, teniendo a la Virgen María, en su Corazón Inmaculado, como modelo acabado de entrega y de servicio a Dios y a los hermanos, movidos por la acción del Espíritu Santo como síntesis del amor divino.

El nombre del Instituto (Oblatos) recuerda este fin a sus miembros sacerdotes y hermanos coadjutores, que deben ser hostias inmoladas en aras de la caridad, para la gloria de Dios y la salvación del mundo.

La Congregación de Misioneros Oblatos de los Corazones Santísimos de Jesús y María fundada por el Venerable Padre Julio María Matovelle, el 6 de octubre de 1884 en la ciudad de Cuenca – Ecuador, fue aprobada y bendecida por el Obispo Miguel León el 29 de septiembre de 1887.

Obras de los Oblatos

El Liceo

Proyecto Educativo Institucional

Administración

Símbolos Matovellanos

Funcionarios