¿Los valores describen o fundamentan?



La formación en valores puede darse desde una perspectiva antropológica, teniendo en cuenta los aspectos biológicos, psicológicos e histórico – circunstanciales. Esto puede generar un espectro ético capaz de describir de forma adecuada el presente que podemos estar viviendo, sin embargo, se puede hacer la pregunta ¿los lineamientos éticos que describen este momento actual son buenos para una potencialización del ser humano en todas sus dimensiones? Por otro lado, ¿los valores éticos que se desprenden de una vivencia auténtica del cristianismo son antagónicos de la realidad que se vive en el hoy?


En este sentido también valen otras preguntas ¿Un sistema de valores que describe de forma acertada el momento histórico es suficiente? ¿la descripción es lo mismo que fundamentación? ¿la sociedad actual es mejor o peor en comparación con el pasado? Y esto no se trata de una exaltación o condenación de la humanidad, sino de una interrogación que nos permite visibilizar si lo que se está haciendo hasta el momento ha logrado una transformación social que vaya en post del bien propio y de los demás. Si efectivamente somos mejores personas que hace 10, 20 o 100 años.


Mientras cada uno responde estas preguntas desde su propia experiencia, es oportuno recordar que la exclusión de Dios del sistema de valores que configura una sociedad siempre va a llevar al deterioro de la Dignidad Humana. Y no se trata de defender la religión, pero, sí de estar atentos a la Dimensión Espiritual que le permite a cada persona trascender y salirse del presente para construir el futuro, desanclarse del pasado y vivir en libertad aún desde su finitud definida por el espacio y el tiempo. Al final este es el indicador que juzgará si la normativa ética actual es Buena o Mala.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El 29 de mayo de 2022 se llevará a cabo un deber cívico – democrático en el que está implicado el futuro de Colombia. Al respecto, es importante que cada votante considere seriamente las consecuencias